Bélgica consumó otro golpe en el Mundial de Rusia . Derrotó a Brasil 2-1 y se clasificó a las semifinales, donde se medirá con Francia el martes, a las 15. Con un gol en contra de Fernandinho y otro tanto de Kevin De Bruyne, el conjunto que dirige el entrenador español Roberto Martínez eliminó a los brasileños. Renato Augusto descontó para los sudamericanos. Desde Alemania 2006 que cuatro europeos no llegaban a las semifinales de un Mundial. El otro semifinalista se definirá de los choques de mañana: juegan Suecia-Inglaterra (a las 11 horas) y Rusia-Croacia (a las 15).

 

 

En el primer tiempo, ambos equipos intercambiaban ataque por ataque. El gol no tardó en llegar y a los 13 minutos, con un tanto en contra, los belgas abrieron el marcador. Brasil reaccionó pero gracias a un gran remate de De Bruyne a los 31 minutos los dirigidos por Martínez se fueron al descanso con una ventaja que pocos imaginaban antes del partido.

 

 

 

En el complemento, Neymar y compañía fueron a buscar el empate y los europeos aprovechaban los espacios para Eden Hazard, De Bruyne y el potente Romelu Lukaku liquidaron el pleito. Pero no estuvieron afilados en los últimos metros y Brasil consiguió descontar con un cabezazo de Renato Augusto a los 30 minutos del segundo tiempo. El mediocampista había ingresado por Paulinho. Desde entonces, el libreto se estructuró con el equipo de Tite que buscaba del empate y Bélgica que lo podía definir de contrataque. Renato Augusto contó contra otra chance. Después, la oportunidad la tuvo Neymar con un gran remate desde afuera del área que Courtois envió al córner con una enorme atajada. Se terminó el tiempo para Brasil, que había ilusionado a sus hinchas por su solidez defensiva y por la jerarquía de Coutinho y Neymar. Luego de la derrota de Uruguay, eliminaron al último sudamericano que podría acceder a semifinales. En este Mundial, la historia la volverán a escribir los europeos.

 

 

 

 

 

Fuente: La Nación