El municipio de Makallé está viviendo momentos muy difíciles que ponen a dura prueba el sistema democrático en la localidad.

 

 

En este sentido, la secretaria adjunta del Sindicato Municipal, Natalia Salina, es víctima de una fuerte persecución por parte del intendente Juan Svriz, quien habría ofrecido beneficios al secretario gremial, “Pato” Aguirre, a cambio de su desvinculación.

 

Todo habría surgido luego de un pedido de aumento acordado con el mismo jefe comunal para el mes de julio, en la ocasión Svriz habría ofrecido un aumento de haberes, indumentaria para los empleados, efectivo y un terrero para el secretario gremial a cambio del desplazamiento de Salina.

 

Los inconvenientes con la secretaria adjunta nacerían de la voluntad de la dirigente de reglamentar la comisión y visibilizar ante los ojos de los trabajadores municipales sus derechos, como lo son los aumentos, la entrega de indumentaria necesaria  2 veces al año, y la irregularidad de muchas medidas del Ejecutivo municipal como las suspensiones y la falta de seguro para los empleados que trabajan fuera de horario.

 

Fuentes informaron a este medio que el pasado viernes 31 de agosto el contador del Sindicato de Trabajadores Municipales de Resistencia y amigo del jefe comunal, José Bonfilio, se acercó al municipio de Makallé para mediar la situación. Aparentemente la convocatoria habría sido solamente para algunos componentes del gremio entre los que se encuentran el tesorero Jorge Galarza, el protesorero Dellamea, Pedro Sánchez, Claudio Ayala, Cristian Ayala y Fernández, quien ni siquiera es afiliado.

 

Una vez más la oferta del municipio habría sido un aumento del 10%, entrega de indumentaria, una vivienda para el hijo del Sr. Dellamea, un terreno para “Pato” Aguirre y ayuda para Jorge Galarza a cambio del desplazamiento de Natalia y Walter Salina. Los aprietes no terminarían ahí, ya que José Bonfilio habría además pedido un monto de $10.000 a los trabajadores municipales para  la elaboración del estatuto.

 

Los manoseos a los derechos de los trabajadores municipales no dan para más: según denuncias realizadas a la redacción de Makallé en Línea, la misma cuota societaria del sindicato sería múltiples veces utilizada para beneficio propio del secretario gremial.

 

En este sentido asistimos atónitos a las innumerables irregularidades que presenta la gestión municipal de Juan Svriz: suspensiones ilegales, incumplimiento de paritarias, designaciones a dedo,  familiares de funcionarios que en pocos meses se convierten en empleados de planta y dirigentes que utilizan la estructura gremial para no cumplir con sus tareas laborales, además del continuo utilizo de los recursos del ejecutivo municipal para beneficio del intendente.

 

Estas situaciones hacen que nos interpelemos sobre cuál es el verdadero rol de los sindicatos en la República Argentina. ¿Los gremios existen para defender a los trabajadores o como plataforma de acumulación de poder para algunos dirigentes?