Se trata de una investigación que arrancó en el 2017 donde se descubrió que en un campo tabacalero de Makallé había nueve menores de edad, entre ellos seis menores de 16 años, en un total de 28 trabajadores.

 

La causa investiga una supuesta infracción a la ley de Trata de Personas (Ley N° 26. 364) por parte del dueño de la finca, Ricardo Panzardi.

 

Si bien ese delito pertenecería a la órbita federal, desde la fiscalía consideraron que no hay elementos para caratularlo en la ley de Trata de Personas.

 

Si bien se constataron diferentes irregularidades, se pudo comprobar también la libertad ambulatoria, de contratación y de establecer vínculos, así como el acceso a la alimentación y que la mayoría de los trabajadores vivían en sus hogares particulares, por lo que, siempre según el Ministerio Público Fiscal federal, no se puede encuadrar el caso en trata de personas ni en reducción a la servidumbre.

 

Por ello, la fiscalía pide a la jueza federal N° 1, Zunilda Niremperger, que se declare incompetente en la causa y se remitan las actuaciones a la Fiscalía provincial en turno.

 

De todas maneras, las investigaciones arrojaron resultados suficientes para que la causa siga su curso en el fuero provincial.

 

Algunas de las irregularidades comprobadas es que los trabajadores recibían un pago de $25 por hora en una jornada de 8 horas, muy por debajo de lo establecido en por la Comisión Nacional de Trabajao Agrario en la categoría Peón Rural.

 

Además, entre 28 trabajadores se registraron nueve menores de edad, de los cuales seis son menores de 16 años, quienes trabajaron para la tabacalera en la etapa de cosecha, lo que evidencia el incumplimiento de la normativa laboral por parte del “empleador”.

 

Según la Fiscalía Federal, estos delitos podrían estar incluidos en explotación del trabajo infantil, pero eso ya será materia de investigación para la Justicia Provincial.

 

 

Fuente: Diario Chaco