La oposición no logró el quórum y no pudo debatir la declaración de emergencia del Sistema Universitario y el repudio a la agresión de la docente en Moreno, entre otros proyectos.

 

A la oposición le faltaron tan sólo siete legisladores de conseguir el número de diputados para habilitar la sesión y avanzar en la discusión de los 60 proyectos de ley vinculados a la educación que estaban incluidos en el temario en el marco del paro nacional docente realizado por Ctera, Sadop y Conadu.

 

Entre los principales temas que planteaba la oposición estaban la de Emergencia en el sistema universitario y dar de baja las modificaciones realizadas a la ley de financiamiento educativo por decreto.

 

 

Más allá de que la oposición no consiguió el número, los legisladores se quedaron en sus bancas y llevaron adelante una sesión en minoría. En ese marco, y mientras los docentes se concentran fuera del Congreso, el titular de la CTA y diputado del Frente para la Victoria, Hugo Yasky, pidió que el Congreso repudié la agresión sufrida por la docente Corina De Bonis.

 

Yasky se lamentó por la decisión de Cambiemos de bloquear la sesión e impedir la discusión sobre el “drama que están viviendo las universidades” y la creación de un “fondo para que funciones la educación pública”.

 

A su turno, el diputado e investigador del Conicet, Roberto Salvarezza, puso el foco en el ajuste en la Ciencia y en la Tecnología que se vio plasmado, según enfatizó, con la desaparición del ministerio que conducía Lino Barañao.

 

En tanto, el exministro de Educación y actual diputado, Daniel Filmus, cuestionó a los legisladores del oficialismo que no se acercaron “ni un minuto al recinto para repudiar la agresión a la docente de Moreno” y le pidió al Poder Ejecutivo que “no paralice el Congreso” al tiempo que recordó que Diputados no sesiona desde hace dos meses.

 

Más allá de lo expuesto por los diputados dentro de la lista de proyectos a tratar y que no podrán ser debatidos están la ley de nacional de becas y ley de actualización de los pagos a los becarios e investigadores.

 

 

 

Fuente: Tiempo Argentino