Desde el gobierno nacional afirman que en Argentina los combustibles están, en “valores reales”, más baratos que nunca. Lo cierto es que con el aumento de la petrolera estatal de este domingo, ya no quedan naftas por debajo de los cuarenta pesos.

 

La empresa de bandera incrementó el precio de la Super de $ 38,93 a $ 41.31, y la Infinia de $ 45,35 a $ 46,67. En cuanto al gasoil, el más económico aumentó de $ 33,16 a $ 35,77, y el Premium de $ 40,39 a $ 42,82.

Atado a los vaivenes del dólar, el precio de los combustibles tiene la misma volatilidad que la divisa extranjera. En esta ocasión los aumentos habían comenzado con Axion, el sábado, que aplicó subas de 8,8 y 7,7 por ciento para las naftas Super y Premium respectivamente, y de 8,2 y 6,9 para los diesel.

Se espera que entre este domingo y el martes también la empresa Shell actualice los valores de sus combustibles.